martes, 31 de octubre de 2017

El bislux no es un bicho bola (historias de la Parca VI)

¡Mierda! ¡Ya me he vuelto a meter en otro lio! 
 
Son las 4 de la mañana y me estoy meando. Normal en mí. Si, jovenzuelos a cierta edad no hay quien duerma de tirón. La bufeta tira que es cosa mala. ¡Eso sí que es un cuento de terror y no éste! 

Tengo a la Parca a mi lado, con la espalda apoyada en el cabecero de la cama y con los pies cruzados por el tobillo. Va tamborileando sus dedos huesudos por encima de su hoz que tiene apoyada en sus rodillas y me mira fijamente: 
-Esta vez no te puedo salvar. 

-¿Pero qué coño hago atrapada en esta cosa? ¡Me voy a morir antes de asco! ¡Qué agonía! ¡Sácame de aquí!

Tengo el cuerpo envuelto en una especie de crisálida hecha de filamentos de seda amarillentos que solo me deja libre la cabeza. 

-¿Pero por qué? ¡Si hasta ahora siempre lo has hecho! ¿Acaso ha llegado ya mi hora? 

-¿Pero por qué juegas con los bichos? 

-¡Pensaba que era un bicho bola! No sé... me recordó a mi infancia cuando llovía y en el patio salían a pasear los gusanos. Los bichos bola y los larguiruchos esos negros que al tocarlos se recogían en espiral. ¡Y su olor! Ese olor tan característico y penetrante a tierra húmeda mezclado con toques de gusano. 

-¡Déjate de melancolías! Lo que tocaste, marrana, ¡no era un bicho bola! Era un bislux. 

-¿Ein?  

-Ese bicho es muy peculiar. 

-No me digas... ¿me puedes sacar de aquí o no? 

-Lo siento, querida. Solo con un beso de amor verdadero podrás escapar de la crisálida. 

-Noooooo. Venga, no me jodas! 

-¡Jajaja! 

-Estás de broma, ¿no? Anda que esto cada vez aprieta más.

-Y más que te va apretar como no salgas de ahí.


-¿Y no te puedo besar a tí?


-¡Pero cómo me vas a besar a mí si soy la muerte! ¡Si me besas 
cagarela! ¿O es que nunca has oído hablar de mi beso?


-Sí, ya, ya. Muy triste, pero... ¿entonces?


-¿No tienes a nadie a quién poder llamar?


-¿Tú qué crees? ¿Acaso piensas que tengo una agenda de amores verdaderos bajo la cama?


-Es mejor que te calmes o te apretará más.


-¡No me da la gana!


-Tú verás.

 
-Venga hombre, que esto huele fatal.


-¿No decías que te gustaba tanto el olor a gusano?


-El bislux debe ser un gusano pedorro. ¡Para nada huele a lluvias de verano!


-Pues no sé, dímelo tú. El bicho está dentro de la crisálida contigo. Quizás ahora mismo se esté tirando un pedito...


-¿Cómo? Por favor, por favor, sácame de aquí. ¡Ay que me muero! ¡Dios qué ascoooo!!!


Me muevo de un lado para el otro para intentar zafarme de la seda pero me es imposible y todavía se estriñen más los filamentos a medida que lo intento.


-Mira, el año pasado, salvé a un chico que me debe la vida, quizás si le llamo...


-¡Si por favor, si!


-Oye S, ¿te puedes venir a la dirección que te mando? Hay una chica en apuros que necesita tus labios.


-¿S? ¿Has dicho S...? ¡Noooooooooooo!

Me despierto de nuevo empapada en sudor pero solo arropada por las sábanas. En la mesilla de noche una nota doblada:



Disfruta del resto de tu vida. 

La próxima vez, intenta no desmayarte antes de que te salven.

Espero no verte pronto.



La Parca.





jueves, 12 de octubre de 2017

Les emocions: La montaña rusa de estos días

Por fin, por fin el President Puigdemont lo ha dicho. En su declaración de la independencia suspendida lo dijo. Lo grabaron miles de periodistas, ha quedado documentado para los restos de los restos. Los CATALANES SOMOS GENTE NORMAL!!! ¡Bravo! ¡Bra-voooo!

Estos días quien más quien menos ha dado la turra con el tema del procés o el retrocés como acuñaba David Broncano en su programa de radio. Desde mi humilde blog quiero dar las gracias a todos esos profesionales como él que han podido sacar humor de todo esto. Yo he sido incapaz y mira que me lo ha pedido gente. Pancartas en las manis pidiendo que Normal se pronunciara al respecto con su punto de vista peculiar o con alguna de sus palabrejas inventadas. Lo siento y pido perdón pero no he sido capaz. Así que, agradezco a los que sí han estado allí como Broncano, Berto Romero, Andreu Buenafuente, los chicos de La competència, una excelente labor en directo cuando la improvisación ganaba a las circunstancias y me saco el sombrero por su profesionalidad, al igual que al equipo de Està passant de Toni Soler. De verdad, gracias por ese aire fresco, ese poder respirar de las emociones de estos días, al menos, durante un ratico.

Aunque no esté de acuerdo con algunos de vosotros. Querido Berto, tu monólogo se hizo viral tratándonos a Catalunya y a España como dos niños pequeños en riña absurda. Ahí disiento, mi querido Berto. No somos dos niños de igual a igual jugando. Es un niño abusón que lleva años haciendo bulling al otro. El abusón contra el gafitas de clase. El que le amenaza en pegarle al salir de clase y el que ve como sus profesores se hacen los suecos, en este caso Europa. Yo he estado en ese lugar y el que toda la clase vitoreé al abusón ¡Dale!, ¡Dale! No es bonito de ver.

Y aquí viene mi rollo que no ha sido más que un sube y baja de emociones que me está dejando medio lela y que, a día de hoy, no sé cómo acabará todo esto.

No me remontaré a mi escuela, ni si me adoctrinaron o no por ser parte del consorcio de Rosa Sensat, empezaré con tan solo lo que he vivido desde el famoso ya 1 de octubre.

Por motivos que no vienen al caso para mí el 1 de octubre será siempre triste. Así que, ese día, no podía dormir y me levanté pronto. Sin mucho que hacer, pues en mi agenda solo estaba el votar, me vestí y me fui para el colegio electoral que me tocaba según mi antiguo domicilio que, viendo lo que se avecinaba, no me empadroné en el nuevo por si me quedaba a las puertas de la burocracia sin poder votar. Ese colegio es el Infant Jesús. ¿Os suena? ¡Qué os va a sonar! Pues es el colegio donde Artur Mas se hace las fotos votando. 

Me podía haber esperado, me lo he dicho una y otra vez, no me venía de votar la primera, no soy tan patriota. Pero la curiosidad me podía y, si he de ser sincera, pensaba que me lo encontraría cerrado. Pero no, llegué unos minutos antes de las ocho, con unos nervios y una emoción en la mochila que iba en aumento a medida que me iba acercando. Pero mi decepción fue máxima cuando vi que allí sólo había una treintena a lo sumo cuarenta personas delante de la puerta del colegio. Ya sabía yo que en este colegio poco harían, pensé (todavía sin saber que allí votaba l’Expresident). De repente, cuando todavía no había llegado a penetrar en el pseudotumulto vino una chica corriendo pidiendo ayuda para proteger la puerta trasera del colegio. No hubo acabado la frase que de las calles perpendiculares aparecieron media docena de furgonas de la Policía Nacional bloqueando el tramo de calle en que se encuentra el colegio. De allí, salieron unos cincuenta policías armados hasta los dientes y porras en las manos. Entremedio, unos con chalecos reflectantes y pasamontañas que daban casi más miedo que los que iban con cascos protectores.  Pedimos paz, pedimos que no nos pegaran y pidiendo silencio a los que estaban más nerviosos. Yo, que estaba en primera fila miraba atónita a ese policía, con mi cara de gatito de Shreck, por favor no me pegue, yo solo he venido a votar, no llevo bombas, no llevo armas, no mataré, no pegaré, no haré daño a nadie, solo quiero ejercer un derecho universal libre y democrático. Y si eso, usted o las autoridades que sean ya me lo invalidarán luego pero no me pegue señor. Nada, la palabra no hablada parece que no sirvió pues nos fueron acorralando. Intentaron entrar por un lado del tumulto y hubo algún que otro empujón, nos rodearon, era fácil, eran muchos más que nosotros y en posición de U con la puerta del colegio a nuestras espaldas nos iban apretujando. Pero somos de los No tinc por y nos plantamos todos en el suelo mojado, pues ese día le dio por llover, con las manos en alto. Un silencio escalofriante cruzaba entre los activistas como nos dijo el señor Rajoy y el cordón policial. No sé por qué, no sé en qué momento, yo estaba mojada en el suelo,  cagada de miedo y sin entender qué pasaba cuando empezaron los policías a jugar al juego de las cebollas y por una de las puntas de la U empezaron a tirar de gente para apartarlos de la puerta. Uno de ellos era un señor bastante mayor que vi cómo le arrastraban sin ningún miramiento.

Hice el gesto de levantarme para ayudar al señor pero un chico me pidió que me sentara, teníamos que permanecer unidos y seguir en silencio. Cogieron a otra señora. Esos policías nos querían quitar de ahí de malas maneras y mi turno estaba cerca. Como veíamos que la cosa se estaba poniendo peor nos levantamos todos sin dejar de tener las manos en alto y en silencio. A nadie le gusta que le restrieguen por el suelo como un saco de patatas. Yo seguía en primera fila con un hombre de dos por dos con una porra en la mano con mirada desafiante, seria e impertérrita delante. De lejos, al otro lado de los furgones un grupo de jóvenes gritaban “¡Queremos votar!” ¡Fuera, fuera, fuera!” Desde dentro del cordón les pedíamos silencio, nos estábamos jugando la cara, no era momento para encrispar a nadie. Hubo un tercer intento de carga cuando una señora de un balcón sacó una cazuela y empezó a golpear con una cuchara. ¡Gracias señora que no conozco de nada! Porque gracias a eso, mis robóticos captores se despistaron por un momento y dejaron espacio en su cordón para que, a cual ninja, me pudiera escurrir entre ellos y ponerme al otro lado.

Me sentí cobarde que no os lo podéis ni imaginar. Viendo a esas personas que antes estaban allí conmigo aguantando la presión y la entereza por salvaguardar unos derechos a los que yo aspiraba también. Aunque si allí se proclamaba la batalla campal, al estar flanqueados por furgonetas, pillaba igual, pero parecía que los que estábamos detrás estábamos más seguros. Cuando pude pegarme a la pared de en frente vi a una señora que también salía del cordón aturdida, con la mano en la cabeza porque le salía un chorretón de sangre, no sabía que tenía que hacer ni a dónde ir la pobre señora. Otra a mi lado, pidiendo ayuda por teléfono. “¡Aquí hay heridos!” gritaba, “¡Por favor, que venga una ambulancia!”. Yo miraba para los lados en busca de esos mossos que hacía dos días la gente abrazaba. No había nadie, nadie nos podía ayudar. Pensaba que pronto llegarían los medios de comunicación para denunciarlo pero tampoco llegaron, se rumoreaba entre la gente que había otras escuelas en peores condiciones que las nuestras. Me temblaba todo  y como podéis ver las fotos que hice me salieron todas movidas. Jamás he sentido tanto miedo en mi vida.


Al cabo de unos minutos, llegó la ambulancia que los policías tuvieron a bien de dejar pasar y lo celebramos con aplausos. Por fin, pudieron atender a la señora del corte en la cabeza que estaba llorando de los nervios y la pena. No señores, no era una manipulación, no era sangre falsa, yo estaba allí y lo vi, era sangre real, era dolor real, era miedo real.

Cuando los pasamontañas dieron por terminado su trabajo dentro del colegio sin encontrar una sola urna, dieron órdenes de retirada y aplaudiendo otra vez les despedimos y respiramos.

Me fui a casa, me cambié y volví al colegio. Decirme terca pero yo… ¡solo quería votar! Estuvimos unas cuantas horas para poder hacerlo, la caballería en forma de dos mossos vigilantes ya había llegado y el número de personas se había triplicado. Al cabo de un rato, Mas y sus acompañantes lo consideraron suficientemente seguro y haciéndole paseíllo como a un abuelo cualquiera se le dejó entrar en el colegio para que se hiciera la foto de rigor.

Cuando ya estaba en la puerta, a escasos centímetros, salió nuestra portavoz, Clara, a la que cogimos un cariño tremendo por unas horas, anunciando que volvía la policía. Ahí sí que ya casi me da un soponcio con todo el mundo apretándome para poder entrar. Los nervios estaban a flor de piel y se estaban repartiendo papeletas, no para votar sino para que me volviera a tocar vivir por segunda vez lo mismo. Pero no, no volvieron y emocionada pude votar. No hay foto porque había un montón de gente esperando y no quería hacerles esperar para poner mi mejor sonrisa. Teníamos que votar todos y cuanto antes mejor.

Volví a casa y mientras comía miraba atónita las noticias y cómo lo habían vivido el resto de colegios de Catalunya. No me lo podía creer. Cargas indiscriminadas, gases pimienta a señores que estaban haciendo una arrossada popular... Como dijo un tiuitero que ahora no recuerdo su nombre, desenterramos a Dalí y todo se volvió surrealista. ¿Eso estaba pasando? ¿De verdad? Pena máxima, congoja y miedo, sentimientos muy contrarios a los que esperábamos vivir ese día. Otro día como el 17-A repasando los colegios donde iban mis conocidos y comprobar que todos estuvieran a salvo.

Aun así, a las siete de la tarde volví a bajar al colegio para custodiar mi voto aunque sabía que si volvían actuaría con la misma cobardía que a primera hora de la mañana. A la hora del cierre hicimos la cuenta atrás y coreamos “Hem votat!, Hem votat!” casi se me caían las lágrimas de la emoción.

Esa noche, la Parca, acurrucándome las sábanas, me dijo, por favor, otro día no te la juegues tanto, no me lo pongas fácil.

Pasado el susto, al día siguiente, fuimos a trabajar. Cansados como bestias pasamos el día comentando lo sucedido el día anterior y si al siguiente se hacía huelga, parada o lo que fuese.

Día 3 de octubre, me enfundé mi estelada y en queja por las cargas policiales me fui al colegio donde un policía le reventó un ojo a un chico que quería votar. ¡Le reventó un ojo! ¡Por Dios! Ahora díganme que me hago la víctima, que exagero. ¡Un ojo! Miles de catalanes magullados fuimos en manifestación pidiendo diálogo. Denunciando una violencia que según el gobierno no existió pero si se felicitó a quién la ejerció.

Pasé por delante de la caserna de la Policía y no les gritamos hijos de puta, no les gritamos salvajes de mierda, ni fachas asquerosos, no, les gritamos este edificio será una biblioteca y las calles serán siempre nuestras. Pasó una señora cruzando la manifestación con una bandera de España y se le hizo pasillo para que pudiera pasar bien porque a los yayos siempre hay que hacerles paseíllo, cojeen de lo que cojeen.

Estuve doce horas rondando las calles, gritando con mis cuerdas vocales de acero y con las manos escocidas de tanto dar palmas. Bailamos en batucadas y ordenadamente antes de las nueve de la noche nos fuimos para casa.

Pero el domingo, mucha gente también se quiso manifestar por la unión de España. Que no le importó pasearse al lado de gente que hace apología del franquismo y la dictadura. De una gente que me mira a la cara y me dice que me merezco porrazo y violencia. Una gente agresiva que me insulta y me humilla. Aun así, dolorida por dentro y muy triste decidí quedarme en casa para no verlo. Ellos también tienen derecho como yo a expresar su opinión. ¡Pues no me dejaron ni asinas!

Vale, que yo vivo en una zona conflictiva. Por un día, como a lo del día de la marmota, me levanté cuarenta años atrás con un energúmeno que un domingo a las 9 de la mañana ya empezó con el “¡Viva España!”. Libre de hacerlo, por supuesto, pero coño que la mani empezaba a las 12, no se podía poner usted a ser patriótico un poco más tarde. ¡Si es que nos quieren pillar cansaos!

Bueno, como por un día la plaza Francesc Macià se convirtió en la plaza Calvo Sotelo el ruido era tremendo y por mucho que me esforzaba en trabajar, tranquila en mi casa, ayudando a un compañero de escritura, no había tu tía. Así que a lo reportera más dicharachera del barrio bajé a ver qué demonios se cocía por la calle, ya que mi piso no da al exterior y no veía un pijo. Y como dicen que la televisión catalana es tan manipuladora pensaba que no darían este tipo de noticias (cosa que fue al revés, retrasmitió muchas más imágenes la televisión catalana que el resto pero no me voy a meter en esto).

Aquello parecía que hubiera ganado la selección el mundial en último segundo. Muy colorido y todos los coches pitando y una alegría tremenda entre los transeúntes que iban con banderas españolas y catalanas. En ningún momento me sentí amenazas porque tampoco me crucé con águilas ni aguiluchos. Aunque una señora en un intento de reconvertirme al unionismo me restregó su bandera por la cara haciéndome retroceder en mi paso. ¿Acaso llevo un letrero de independentista en la frente? Bueno, tontos hay en todos lados.

Pero mi corazón seguía triste, cada vez más y más a medida que iba viendo toda esa gente ajena a mi dolor y a mi impotencia. Me habían hecho daño y a ellos les importaba un real bledo. Al revés, lo aplaudían. Mi modo simple de vista no lo entendía y sigue sin entenderlo. Ilegalizan cosas a diario y ¿no pueden ilegalizar un referéndum a posteriori sin hacer daño a nadie? ¿Queréis una España unida a base de pegarme? Eso no es quererme…

Bueno, paro que me decanto demasiado para un lado. Aunque sea obvio ya desde hace rato. A mí me criaron desde la cultura del pluralismo, de cuantos más amigos tengas y diversos de todas las regiones mejor. Por eso mi blog siempre lo he escrito en castellano y no en catalán, lo he dicho más de una vez, tengo amigos de todas partes y no quiero excluir a nadie. Pero me engañaron. Me siento estafada. Mi Facebook se ha vuelto una batalla campal y yo no he dicho ni mu. Os habéis discutido entre vosotros como animales sin razones. Me sentía como un niño en medio del divorcio de sus padres. Ya os digo que a los más turras los he borrado y a otros me he negado porque les tengo tanto aprecio que tengo la esperanza de que cuando todo esto acabe nos podamos dar un buen abrazo. Aunque, en muchos momentos, os confieso que me habéis hecho mucho daño con vuestras puyas y comentarios sangrientos y sin razón.

El día 10 a mí casi me da un infarto, todo el día con la radio pegada a la oreja de debate en debate y con unas ganas tremendas de que fueran las seis de la tarde. ¡La final de la Champion estaba al caer!

Pero se demoró una hora más. Una hora que me salvó de no pillarme la independencia depilándome las piernas. Yo y mis cosas de gente normal. A ver si me tenía que pillar a mi hecha un oso.

Me fui a casa y como si se tratara de un partido, con la radio puesta, sentada en el sofá, iba gritando al aire “Diga-ho, diiiigaaa-hoooo, però diga-ho jaaaaa!” Y lo dijo, lo dijo. Declaró la independencia pero de una manera que no me esperaba. Yo pensaba celebrar gol, pensaba abrir la botella de cava que tenía en la nevera. Yo sola, no me importaba pero el copazo me lo metía. Y en coitos interruptus dijo que quedaba en suspenso.

Otra vez, la montaña rusa para abajo con un disgusto que paqué. Me fui a clase, llegué puntual por los pelos, estuve dos horas medio ausente, escuchando cosas que me importaban un cojón y me fui a casa con mi radio a ver qué coño se cocía.

Pero cuando todavía no había reaccionado a la suspensión y me debatía entre está bien cojamos aire y no, no, no a mí no me pega ni cristo a la independencia unilateral y directa aparece Rajoy y nos tira a la cara el 155 y nos dice que somos unos activistas, que nos merecemos todo lo que nos pasó ayer, hoy y lo que nos pueda pasar si no cesamos en nuestro intento fallido de independencia en un ultimátum de tres días.

Otra vez bajona, intenté ir al gimnasio para quitarme la mala gaita que arrastraba ya pero no me sirvió de nada porque cuando llegué a casa leí este tuit que os dejo aquí. Casi cinco días estuvo en la red a vista de todo el mundo hasta que alguien, gracias a Dios, lo denunció y se bloqueó.


Ya, otro loco que no tiene que ver con el resto de España. Aun así, porque mi tarannà es otro, yo me quedo con las declaraciones que hizo Pep Guardiola el 1-O, creo que más o menos fueron así, España es la caña y está lleno de españoles que son la caña pero el gobierno de España es una mierda y permite cosas que no debería permitir.

Me fui a dormir y otra vez, esta mañana, el del “¡Viva España!” me ha despertado. Pero ojeando tuiter he visto un video muy bonito y ahí ya he reventado en llanto. És que hasta singlotava i tot! Os lo dejo aquí el montaje que hicieron los vecinos de Vilobí del Penedès el pasado 6 de octubre.




Los que me conocen saben que no aguanto bien la presión. Y si, en algunos momentos de mi vida, me ha tocado ser fuerte ha sido más por cojones porque no me tocaba otra cosa que no por valentía o coraje. Y esta mañana, en mi casa, sola y sin un abrazo de tranquila todo va a salir bien, me sentía cansada y sin ganas de hacer nada. Pero a cual Scarlett O’Hara, con su tierra roja de Tara, me he levantado y he querido recuperar lo que hacía demasiado tiempo que no hacía: ESCRIBIR.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Es seguro desconectar el dispositivo

-   Ara és l’hora?
-   Ara!
-   Oigan, que habrá que avisar a las órdenes gubernamentales.
-   Cony, sempre posant palos a las ruedas tú también.
-   Habrá que enviar un cuervo al Rey.
-   Però és que aquí no tenim de cuervos! Mire, coja una cacatúa de la Diagonal y… brillo, brillo!
-   ¡Señor! Tenemos noticias del Norte, ¡Catalunya se subleva!
-   ¿Cómo?
-   Mire, sale en las noticias.
-   ¿Pero qué es toda esa horda de gente?
-   Cataluuuunya triomfaaant tornarà a ser rica i plena…
-   Mierda! La enana, ¿dónde está la enana? ¡Manden a la enanaaaa! ¡Se van a cagar los catalanufos estos!
-   ¡Qué le corten la cabeza!
-   ¿Qui es creu què és aquesta? ¿La reina enana de corazones?
-   ¡Este referéndum es ilegal!
-    Bueno anem a veure ja con el temita este de la ilegalidad que se me están ya más que irritando las murenes, señorita.
-   ¡Esto atenta contra la democracia! ¡Les vamos a mandar a los tanques, a la legión y a la puta cabra si hace falta!
-   ¡No tenim por, no tenim por!
-    Calla que després ens acusen de que polititzem les coses.
-    Señor… Pero… ¿Por qué entramos por la Diagonal si están todos en la calle Aragón?
-   ¡Tire para abajo y calle!
-    Nen! Que ja els tenim aquí!
-    No passaràn! No passaràn!
-   ¡Mire mi comandante! ¡Hay millones!
-    Bueno millones… según la guardia urbana miles y según CNI unos cuantos pocos.
-   ¡Disparen a los republicanos del demonio!
-    Oiga, el del tanque, que aquí no somos todos republicans, eh.
-    Calli, calli President, que aquesta gent no està per bromes.
-   ¡He dicho que disparen!
-   ¡Drakharis!
-   Però què diuen! Oigan que el dragón de Sant Jordi no lo sacamos hasta el 23 de abril.
-   Junqui, que aquests es confonen de diada.
-   ¿Pero qué hace hombre de Dios…?
-   Soy el novio de la muerteeee que va unirse en lazo fuerteeeee…
-   ¡Quiere disparar ya al gordo!
-   Señor Presideeent! Posi les urneeeeeesss!
-   ¿Pero qué hacen?
-   ¿Qué son esas cajas?
-   #joconvoco! #joconvoco! #joconvoco!
-   ¡Están votando, mi señor!
-   ¡¡¡Noooooooo!!!
-   ¡Mire, mire! ¡Una marabunta llenando las urnas de papeletas!
-   Escribe un whats al Presi: Señor, el grano en el culo nos ha explotado. Nos retiramos.
-   I-inde-independència! I-inde-independència!


Disculparme la mofa y befa de los momentos que vivimos pero llevamos unas semanas de aupa y si mi vida ya me parece poco normal lo que está pasando ya ni os lo cuento. Feliz diada amics, lectores y fans en general.